/

 

 

Cuidado de las Velas

Como fabricantes de velas sabemos muy bien el costo de ellas como parte de la inversión de poseer y navegar un velero. Nuestra experiencia en el tema nos ha demostrado que el trato recibido por las velas después de salir de la velería puede extender o acortar la vida útil de las mismas.

Naturalmente, uno de lo principales determinantes de la vida de las velas es la calidad de los materiales utilizados en su fabricación, su sistema constructivo y el trabajo que sobre ella realiza su fabricante. Téngalo en cuenta al comprar sus velas.

Relativo al trato que reciben sus velas para extender su vida útil, hay muchos puntos que pueden y deben ser tenidos en cuenta. Dividiremos esos puntos en tres áreas principales:


Preparación del barco y su aparejo

  • Encinte o proteja todos los bordes afilados o puntiagudos que pueden dañar o descoser las velas. Revíselo todo.
  • Dé particular atención al área del púlpito
  • Proteja los tensores de los obenques con tubos plásticos o encíntelos, para prevenir roturas y manchas de grasa.
  • Cuide que los guardamancebos estén limpios y no tengan alambres sobresaliendo. De particular atención a los candeleros. Limpie los guardamancebos forrados en PVC con acetona.
  • Coloque protectores en la puntas de las crucetas. Se venden hechos en plástico o goma en diversos tamaños y formas, si no, protéjalos con cuero o espuma de goma cubierta con cinta adhesiva plástica.
  • Asegúrese que las drizas de cable no tengan alambres sobresalientes.
  • Limpie la cubierta antes de salir a navegar y pula periódicamente el aparejo, así las velas no levantarán óxido de aluminio ni suciedad depositada en el barco.



Trato adecuado de las velas abordo

  • Asegúrese que la maniobra de su barco funciona bien y es enteramente compatible con sus velas.
  • Este atento al cambio de velas según la intensidad del viento. No las sobre exija. Para cada rango de viento hay una combinación ideal de mayor y velas de proa para su barco.
  • No deje flamear o gualdrapear sus velas innecesariamente.
  • No navegue a motor con sus velas izadas.
  • No deje que drizas, amantes de rizos, amantillos, o cualquier otro cabo golpee las velas cuando estén izadas.
  • No sobrecace  las velas, en especial tenga cuidado con la tensión del gratil. Utilice solamente la tensión necesaria para eliminar las arrugas horizontales en las velas de proa. Si su vela navegando presenta arrugas verticales, es un buen indicador que el gratil tiene demasiada tensión. Lo mismo para su    mayor, cace el pujámen solo lo suficiente para eliminar las arrugas verticales.
  • Es muy  importante que los escoteros de genova esten colocados en la posición adecuada para cada vela de proa. Una mala posición puede estirar la baluma o el pie del genova.
  • En ceñidas cerradas tenga cuidado al trimar su genova con las crucetas. Trime observando la separación entre la vela y las crucetas.
  • Cuando vire tenga cuidado con las escotas. Que no se traben. Cace las mismas vigilando su recorrido.
  • Nunca use  velas de laminados (Mylar, Kevlar, etc) sin protectores de cruceta y de candeleros, los que deben ser provistos por la velería.
  • Si Ud. tiene velas de crucero y las deja envergadas después de navegar suelte un poco el pujamen de la mayor y la driza del genova de enrollar.
  • Siempre, cubra su mayor con el cubremayor de lona acrílica si la deja en la botavara.
  • Si tiene un genova de enrollar debe este tener cosido el protector solar.
  • No guarde sus velas mojadas. La mejor manera de secarlas es colocarlas extendidas sobre la bañera y la cubierta, así el aire circula y las seca. Olvidese y destierre esa manía de izar las velas flameando en la amarra para que se sequen.
  • Disminuya en lo posible la exposición al sol de las velas cuando las seca. Si Ud. daña y observa un daño en sus velas mientras navega, le recomendamos los siguientes puntos:

             Baje la vela tan pronto como pueda para minimizar su daño
             Si es posible, no la vuelva a izar hasta que se repare

  • Pequeñas roturas o agujeritos no son impedimentos para que no pueda seguir navegando con la vela, pero esté alerta. Use su criterio para determinar si esa rotura se puede extender o no.
  • Lo mejor para reparar temporalmente sus velas abordo son las cintas que se venden en los almacenes navales (Duct-tape, Insignia cloth). Cuanto más adhesivo tenga la cinta mejor es. Trate de secar ambos lados de la vela antes de pegar la   cinta y colóquela en ambas caras de la vela, cubriendo en exceso la zona  rota.
  • En caso de emergencia puede coser sus velas de Dacron con hilo encerado. Nunca debe coser una vela de materiales laminados, producirá más daño.





Cuidado y Mantenimiento de las Velas en Tierra

  • Guarde sus velas dobladas o enrolladas siempre dentro de su bolsa, tubo o tortuga de forma tal que reduzca las arrugas. Cuide de sacar los sables al doblar la mayor y recuerde que los genovas 3 tienen sables fijos. No rompa los sables al doblar la vela.
  • Haga reparar sus velas dañadas cuanto antes. No lo deje pasar. Lo mejor es sacarlas y llevarlas a la velería.
  • Deje las velas en un lugar ventilado y limpio. La humedad provoca hongos que si bien no dañan el material, aumentan la suciedad de su vela.
  • Puede quitar manchas en su vela con jabón en polvo suave en caso de hongos o manchas de barro y con un disolvente orgánico (tetracloruro de etileno) primero y una mezcla de disolvente y detergente después, en manchas de aceite, grasa o combustible.
  • Siempre consúltenos primero y haga revisar y recorrer sus velas al menos una vez por año. Siga estos consejos o tendrá que visitarnos más seguido.

   

Aprende más en la sección “Education” de nuestra web internacional...